Una sola alma y un solo corazón hacia Dios


 
La vida comunitaria nos lleva a vivir unánimes teniendo una sola alma y un solo corazón hacia Dios (Regla de S. Agustín 1,3). Para lograr este ideal San Agustín nos propone el estilo de vida de las primeras comunidades cristianas que tenían un solo corazón y una sola alma y nadie llamaba suyo a sus bienes, sino que todo lo tenían en común. 
(Cf. Hech.4, 32)



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *