Conversión de San Agustín | 24 abril


“Llamaste y clamaste,
y rompiste mi sordera;
brillaste y resplandeciste,
y curaste mi ceguera;
exhalaste tu perfume y respiré,
y suspiro por ti;
gusté de ti y siento hambre y sed;
me tocaste
y me abrasé en tu paz”




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *