Gracias, Padre


graciasGracias Padre por cada día de luz, de aire, de agua y tierra.
Gracias Padre por hacer feliz a mi familia, mi esposa y por nuestros hijos.

Gracias Padre por la abundancia con que bendices mi hogar, y por
cada uno de los días de vida. Me asusta la tremenda responsabilidad de la educación de mis hijos, por eso Padre te pido:
Dame la fuerza necesaria para perseverar con el ejemplo.
Dame la sabiduría y la humildad para aprender de ellos.
Dame la fortaleza para luchar por ellos.
Dame la alegría para compartir con ellos.
Dame la sabiduría para educarlos.

Gracias Padre que me escuchas y siempre me has escuchado, y has
respondido a mis oraciones.

La muestra de mi gartitud hacia Ti es amarte cada día más, y sobre todo ¡servirte!, y ser de ayuda para Tu obra en este mundo.

Que el amor por Ti sea el que presida la fidelidad que debo vivir cada día de mi vida por Ti.



Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *