En Taiwán


taiwan am2Desde años, Dios quiso que las Agustinas Misioneras llegaramos a este Pais, a este mundo: el Chino. Y El quiso también que por motivos de la Historia, la semilla de su Palabra, la semilla de las Agustinas Misioneras, estuviera oculta y silenciosa, hasta pocos años atrás. Una semilla que ha sabido fructificar y crecer a pesar del sufrimiento.
Y ya veis, como Dios “quiere tanto a sus hijos”, aqui nos trajo de nuevo para retomar eso que hace ya 55 años dejamos atrás. Y cuál fue nuestra sorpresa al saber que aquí en el silencio y el grito a la vez, nos encontramos con la Hna Marta de 85 años y 5 jóvenes que con el espíritu agustinano fuerte, quieren seguir a ese Dios que tanto las quiere.
Para ello, hace ya años las Agustinas Misioneras estamos aquí en Taiwan, estudiando chino y aprendiendo y viviendo lo que ésta gente nos quiere enseñar. Siempre con la mirada puesta en esas Hermanas que con valentía y coraje, buscan la manera de caminar como Agustinas Misioneras en esta su Iglesia, la nuestra también.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *